Ultracavitación, la alternativa no quirúrgica a pequeños acumulo de grasa localizada

Revoluciona el campo médico-estético. Liposucción sin cirugía, una poderosa herramienta capaz de garantizar resultados para modelar la figura de manera segura, eficaz y duradera. El efecto de la cavitación en el tejido graso causa la fragmentación adipositaria con la consecuente difusión de la matriz lipídica de los adipocitos. Las grasas emulsionadas entran en contacto con los fluidos intersticiales de la sangre y linfa para seguir las vías metabólicas normales.

¿En qué partes del cuerpo se puede aplicar?

Se trabaja en las zonas donde exista adiposidad localizada y celulitis. Las zonas más frecuentes son Abdomen, muslos, pistoleras y flancos.

En el espesor del pliegue graso, se aplica la técnica transversal siempre que sea posible; siendo un tratamiento no invasivo, el paciente no percibirá dolor, no sufrirá hematomas, pudiendo continuar con sus actividades diarias de manera normal.

¿Qué pasa con la piel, después de tantas sesiones?

La cavitación ultrasónica NO produce aumento de la temperatura a nivel dérmico como los ultrasonidos convencionales. Sin embargo, la epidermis aumenta la temperatura por el contacto con el cabezal cuando este se calienta, que raramente tras una mala técnica puede conducir a una quemadura superficial de fácil recuperación. El efecto predominante es el mecánico.

¿Qué diferencia reales tiene este equipo con los ultrasonidos convencionales?

Los U.S convencionales no deberían emitir más de 3 Watts / cm2 (según la OMS). Si existen podrían producir daño estructural aún bien aplicado. Además lo importante o el punto de comparación deberían focalizarse desde la frecuencia.

El ultrasonido es una vibración con frecuencia por encima del umbral auditivo, es decir a más de 20 KHz. teniendo muchas aplicaciones médicas. En medicina es utilizado en sistemas de diagnóstico como doppler, ecografías, ecocardiografias y también en sesiones terapéuticas que aprovechan las vibraciones mecánicas y el efecto térmico producido.

La cavitación no es otra cosa que un método de emisión de ultrasonidos utilizado en medicina estética cuyo rango de trabajo va entre los 30 y 100 KHz. Se utiliza para hacer “romper” las células adiposas, disgregándolas en modo gradual e indoloro. De esta manera, se puede reducir el tejido adiposo localizado; por lo cual resulta ventajosa para muchas personas que prefieren evitar las cirugías.

ultracavitacion