La úlcera cutánea es una lesión o solución de continuidad que implica pérdida de la integridad de la piel en su totalidad e incluso de la hipodermis; el cual puede presentarse como una herida superficial o pudiendo profundizarse alcanzando incluso a tejidos profundos.

Con el advenimiento de nuevas tecnologías y a la luz de nuevas investigaciones se ha mejorado en la calidad de atención de los pacientes que padecen estas lesiones.

Se conocen diferentes causas que determinan estas úlceras, los cuales, a pesar de los tratamientos tradicionales, muchas veces se presentan como verdaderos retos al especialista que trata estas enfermedades, ya que la evolución de éstas acostumbra a tener carácter crónico.

Desde hace años que el plasma rico en plaquetas se ha utilizado en tratamientos traumatológicos, odontológicos (cirugía oral), dermatología y también en tratamientos de cirugía maxilo-facial, con excelentes resultados.

Cuando hablamos de “plasma rico en plaquetas”, nos estamos refiriendo al plasma de la persona, el cual luego de la extracción de una poca cantidad de su sangre, ha sido centrifugado para aumentar la concentración de las plaquetas (en relación a la concentración normal presente en la sangre pura), las que finalmente serán activadas para “liberar” los factores de crecimiento.

En los últimos años, se viene utilizando cada vez el PRP en el tratamiento de diversas lesiones relacionados con el deporte, bajo la premisa de que los factores de crecimiento autólogos y proteínas proporcionadas por las plaquetas podrían mejorar los procesos biológicos comprometidos con la reparación y regeneración de los tejidos.

También está demostrado la eficacia del PRP en el tratamiento de las ULCERAS CRÓNICAS de diferente etiología, siendo preciso atacar simultáneamente las causas de fondo. Se ha observado con mucha expectación los resultados, tras varias sesiones de la aplicación de plasma tanto en la forma “líquida” o en forma de “apósito” colocado sobre el lecho ulceroso; logrando la curación de las úlceras ya sea éstas de origen neuropático, venoso o úlceras de presión, que no responden a los tratamientos convencionales.

plasma