¿Que es el Botox?

El botox es un fármaco elaborado desde una toxina producida por la bacteria Clostridium botulinum. Es la misma toxina que causa un tipo de intoxicación alimentaria peligrosa para la vida llamada botulismo. Los médicos la utilizamos en pequeñas dosis para tratar problemas de salud, entre ellos:

-Eliminación temporal de las arrugas faciales, en procedimientos de medicina estética.
-Sudoración severa de las axilas y palma de las manos.
-Distonía cervical: un trastorno neurológico que causa contracciones musculares severas en el cuello y los hombros.
-Blefarospasmo: parpadeo incontrolable.
-Estrabismo: ojos desviados.

La toxina al ser administrada en muy pequeñas dosis, sin riesgo alguno para el paciente, actúa de diferentes maneras, produciendo parálisis de los músculos en los que se aplican.

Nombre científico: Clostridium botulinum

El Clostridium botulinum se encuentra en el suelo y en las aguas no tratadas de todo el mundo. Produce esporas que sobreviven en los alimentos mal conservados o mal enlatados, donde generan diferentes tipos de toxina. Las principales son 7 (tipo A, B, C, D, E, F y G), siendo genéticamente distintas, pero que poseen pesos moleculares semejantes.

Las toxinas son sintetizadas como una simple cadena polipeptídica con una masa molecular de aproximadamente 150 kDa; en ésta forma, la toxina tiene relativamente baja potencia como agente neuromuscular.

Modo de acción de la neurotoxina botulínica

Cuando se aplica el botox, éste alcanza las terminaciones nerviosas en la placa mioneural (unión neuromuscular), donde se acopla a la membrana neuronal, ingresando en el interior de la terminación nerviosa, produciendo el bloqueo de la transmisión nerviosa y con ello la parálisis flácida de los músculos. El efecto final es una denervación química temporal en la unión neuromuscular sin producir ninguna lesión física en las estructuras nerviosas.

.

botox