Cuando hablamos de Radiofrecuencia, nos referimos a una termólisis selectiva. Es un procedimiento médico basado en las radiaciones electromagnéticas el que cual tiene múltiples aplicaciones como por ejemplo en tratamientos faciales para mejorar las líneas de expresión facial, bolsas de los ojos y arrugas; y en tratamientos corporales de reafirmación general (flacidez), lipoescultura y como parte del arsenal en el tratamiento de la celulitis.

Tras la aplicación de Radiofrecuencia, las ondas de energía generadas inducen una oscilación a nivel molecular, desplazando las partículas con carga, originando movimientos rotacionales a nivel de las moléculas de agua que se calientan. Las moléculas calientes de agua disipan su energía a los tejidos circundantes dependiendo de la conductividad térmica de los mismos.

Esta lesión térmica controlada conduce a una retracción del tejido seguida de una respuesta inflamatoria acompañada de migración fibroblástica en el área. La infiltración de fibroblastos como respuesta al estímulo calórico genera un reforzamiento de la estructura del tejido celular subcutáneo. El depósito de tejido conjuntivo provoca, una matriz a este proceso lo denominamos neocolagenogénesis.

Con el fin de generar todos los efectos antes nombrados hay algunas variables como: la energía (conductividad) utilizada, la frecuencia de la electricidad y el tipo de tejido donde se aplica, son variables del resultado final del tratamiento.

La radiofrecuencia puede ser una herramienta muy útil dentro de nuestro arsenal terapéutico combinándolo con otras técnicas que sean también poco agresivas nos permitirá a cada uno dentro de su experiencia diseñar el conjunto de técnicas que emplearemos en cada paciente según sus necesidades y disponibilidad.

Si hay que tener claro el que debido a su modo de acción los resultados van a depender de la respuesta biológica de cada paciente y nunca debemos de esperar una respuesta inmediata con resultados espectaculares a corto plazo ya que puede ser un motivo de insatisfacción para el paciente.

radiofrecuencia