Diseñados para el tratamiento apropiado del aumento facial, para suministrar contornos estéticos armónicos y reducir de esta manera los estigmas de envejecimiento y lograr una apariencia más juvenil y dinámica. Diseñados básicamente para dar volumen en la región malar, submalar y en el mentón.Producto clave para recuperar la juventud al atenuar las arrugas, reponer los tejidos y definir los contornos faciales.

El ácido hialurónico tiene una estructura química invariable en todas las especies; de allí la seguridad que ofrece en el tratamiento del rejuvenecimiento facial, ya que tiene gran capacidad para captar el agua y mejorar la hidratación de la piel, creando volumen y manteniendo su elasticidad.

Los materiales de relleno, se pueden clasificar, en función de su duración en el tejido, en temporales, semipermanentes y permanentes.

También pueden clasificarse de acuerdo con la composición del relleno: colágeno (bovino, porcino y humano), acido hialurónico, acido poliláctico, hidroxiapatita de calcio, polimetilmetacrilatos y geles de poliacrilamida, entre otros. Los rellenos temporales son los más empleados con fines estéticos, especialmente el acido hialurónico.

Este último elaborado por diferentes laboratorios tanto en Europa como en América.

Puesto que los cambios del envejecimiento es un procedimiento dinámico, es lógico que el relleno a implantar tiene que ser el más adecuado y sobre todo biodegradable, de allí prácticamente más del 85% de los rellenos utilizados se basan en el ácido hialurónico. Los rellenos de ácido hialurónico generalmente son biocompatibles, lo cual significa que no se requiere la realización de una prueba cutánea de alergia antes del tratamiento.

Cada vez que haya que realizar estos procedimientos, los pacientes deben firmar el consentimiento informado y es muy conveniente tomar fotografías antes del tratamiento. La realización de una historia clínica completa en la que consten los antecedentes de reacciones de hipersensibilidad o alergias a materiales, incluidos los anestésicos, para prevenir efectos indeseables. Igualmente se desaconseja su aplicación a pacientes portadores de enfermedades autoinmunes o pacientes que toman habitualmente antiinflamatorios o fármacos anticoagulantes y vitamina E.

Importante también es hacer conocer al paciente que la sustancia que se le va a aplicar debe de estar rigurosamente aprobado y que se sustente sobre parámetros específicos que deben ser respetados y cumplidos cuando utilizamos un producto, a saber:

—No alergénico
—No pirogénico
—No teratogénico
—Que no migre
—Que no precise test previo
—Que tenga una duración (entre 8 a 18 meses)
—Que no sea permanente.

Implantes-dérmicos